El ejemplo dice más que mil lecciones

Publicado en agosto 30, 2010. No hay Comentarios

¿Estas cansada de tratar que tus hijos lleven un estilo de vida saludable y que no te hagan caso? Talvez no los estas guiando de la mejor manera. Hazte esta pregunta: ¿Te gustaría que alguien estuviera detrás de ti todo el tiempo diciéndote cómo comer, qué comer, cuándo comer y cómo pasar tu tiempo libre? Déjanos adivinar, ¡claro que no! Ahora, ponte a pensar: ¿Cómo se sienten tus hijos al respecto? Probablemente igual que tú. Pero no te preocupes, tenemos la solución para ti… ¡Ánimo!

La manera más eficaz de educar y motivar a tus hijos es dándoles el ejemplo tu mismo(a), ya que para los(as) niños(as) sus papás son sus héroes. Tus hijos te admiran y quieren ser exactamente como tú, así que aprovecha esta situación para fomentar en ellos un estilo de vida saludable. Te damos algunos ejemplos de cómo puedes comenzar.

A la hora de la comida:

  • Evita decir que no te gusta algún alimento, especialmente si sabes que es saludable.
  • Sírvete vegetales y haz énfasis en lo tanto que te gustan.
  • Presenta la comida de una forma divertida y colorida.
  • Procura que tus porciones sean pequeñas y evita los excesos.
  • Utiliza las frutas para preparar postres atractivos y deliciosos en lugar de servirte un pedazo de pastel.
  • Esmérate por mantener alimentos saludables en tu casa.
  • Evita comer golosinas cuando estés viendo televisión.
  • Mantén meriendas nutritivas ya preparadas en el refrigerador, así tú y tus hijos las pueden disfrutar en cualquier momento.
  • Si a tus hijos no les gusta algún alimento, no los obligues a comerlo. Simplemente prepáralo de diferente manera la próxima vez. Para que un niño se acostumbre a un alimento y le guste necesita ser expuesto a él entre 10 y 14 veces. ¡Paciencia!

Respecto a la actividad física:

  • Planea distintas actividades que requieran de movimiento para compartir con tus hijos todas las tardes.
  • Si te es posible, llévalos al parque regularmente y muévete con ellos.
  • Dales la responsabilidad a tus hijos de caminar al perro diariamente y acompáñalos.
  • Haz énfasis en lo mucho que te gusta hacer ejercicio y en lo bien que te sientes al terminar.
  • Proponle a tus hijos que jueguen algún deporte en equipo en la escuela y apóyalos en los partidos.
  • Si a tus hijos no les gusta alguna actividad en específico, no los obligues a hacerla. Simplemente dales otras opciones.

En general, se trata de que tú lleves un estilo de vida saludable antes de exigírselo a tus hijos. Te aseguramos que al verlo desde este punto de vista será más fácil cambiar tanto tus hábitos como los de ellos.

Deje un comentario



Aumentar Ventas Negocio