¿Eres pera o manzana?

Publicado en enero 7, 2010. 1 Comentario

Hace algo más de diez años, los investigadores descubrieron que las células grasas de nuestro cuerpo pueden ser de dos clases: viscerales (en el abdomen, más común en el hombre) o subcutáneas (en caderas, nalgas y piernas, más común en la mujer). El predominio de unas u otras determina la existencia de dos tipos diferentes: de manzana o de pera, respectivamente.

 

La diferencia no es sólo estética, ya que un exceso de células grasas en el abdomen hace que aumenten en gran medida los riesgos de enfermedades circulatorias y metabólicas (diabetes tipo 2). Actualmente, se considera que es más importante dónde está la grasa que cuánta tenemos, y se utiliza tanto el metro, para medir el abdomen, como la báscula, para estimar la grasa total.

Porque los investigadores también descubrieron que, por desgracia, la grasa corporal no se limita a ser un depósito de células antiestético e inerte, como se creía, sino que debe ser considerada como una auténtica glándula, sobre todo la grasa visceral, que vierte al torrente sanguíneo sustancias perjudiciales para la salud.

Baja de peso. Quema la grasa acumulada. Resultados Permanentes. decídete YA. 

Por lo que respecta a las enfermedades circulatorias, la grasa abdominal puede multiplicar por cuatro el riesgo de sufrir enfermedades cardiovasculares, ya que aumenta el colesterol “malo” y reduce el “bueno”, aumenta los triglicéridos, sube la tensión arterial, incrementa la coagulación e inflama los vasos sanguíneos.

En cuanto a las enfermedades metabólicas, fundamentalmente la diabetes tipo 2, cada vez está más extendida la opinión entre los expertos de que, para luchar contra ella, hay que atacar la barriga. La grasa abdominal libera substancias que atacan al páncreas (lipotoxicidad) y se perjudica así el metabolismo de la glucosa y la insulina. Además, las células grasas abdominales dificultan la liberación de una hormona que facilita la actuación de la insulina.

Hasta aquí las malas noticias para los que sufren sobrepeso u obesidad, sobre todo si tienen tipo de manzana. Pero también hay buenas: numerosos trabajos científicos confirman que una reducción de grasa, aunque sea pequeña, tiene efectos muy positivos sobre la salud. Y esta reducción puede conseguirse cambiando el estilo de vida, sobre todo en lo referente a la alimentación y la actividad física.

No hay duda de que se puede obtener éxito en esta empresa, pero para ello es fundamental, en primer lugar, buscar objetivos razonables.

Comentarios (1)

 

  1. […] Aunque resulta muy útil, el Índice de Masa Corporal no lo dice todo. En los últimos años se ha descubierto que, ante un sobrepeso determinado, es importante para la salud la forma en que la grasa se distribuye en el cuerpo. […]

Deje un comentario



Aumentar Ventas Negocio