¡Hazle la guerra a la celulitis!

Publicado en junio 14, 2010. No hay Comentarios

La celulitis no sólo es un problema estético sino también de salud. Las causas que la determinan provienen de un proceso complejo. En su aparición están implicados un número de factores, incluyendo cambios hormonales, la herencia genética, la circulación deficiente, el estrés o ansiedad, el fumar, la falta de ejercicios o actividad física y una dieta cotidiana desequilibrada o excesiva.

Sea cual sea la causa de la celulitis, su proceso siempre pasa por distintas fases en las que el tejido se va haciendo cada vez más rígido y los nódulos (o la piel de naranja) cada vez más visibles y hasta dolorosos.

Distintos tipos de celulitis

La celulitis puede afectar a todos por igual, desde niños hasta adultos, e inclusive a personas delgadas y con buena figura. Las personas obesas (con un exceso de más del 20 por ciento de su peso corporal ideal) son más propensas a que la grasa se les deposite en zonas localizadas y por eso tienen una mayor tendencia a padecer de celulitis.

No todas las mujeres son iguales y, por ende, tampoco lo es su celulitis. En algunas, la celulitis suele mostrarse por todo el cuerpo; en otras, puede estar localizada en zonas específicas del cuerpo, como los muslos, las caderas, el abdomen, los brazos, las pantorrillas y los glúteos. Dependiendo de la fase en la que se encuentre, la celulitis también puede presentar un aspecto edematoso, endurecido, esclerótico o flácido.

Prevención y tratamiento

La clave para prevenir o controlar la celulitis está en llevar un estilo de vida saludable que incluya una buena dieta y actividad física. Lo ideal es seguir una dieta equilibrada, ya que comer en exceso provoca un aumento del tejido adiposo (de grasa). Es recomendable consumir alimentos que eviten el estreñimiento y beber unos dos litros de agua al día. Además, hay que reducir el consumo de sal, ya que ésta favorece la retención de líquidos.

Ponte en acción: Dieta básica

  • Consume de 5 a 8 porciones de frutas y verduras al día.
  • Incluye en tu dieta productos de grano integral como los cereales, panes o galletas.
  • Toma mucha agua para facilitar la eliminación de toxinas. Evita las bebidas gaseosas.
  • Opta por la leche descremada y sus derivados.
  • Controla el tamaño de las porciones de tus comidas para evitar el sobrepeso y la presencia acentuada de la celulitis.
  • Disminuye los alimentos grasosos como los embutidos, dulces y frituras. Prefiere los embutidos desgrasados de pavo, pollo y ternera.
  • Come de cuatro a cinco comidas pequeñas al día.
  • No fumes y toma licor en moderación, ya que el cigarrillo y el alcohol le quitan el oxígeno a la piel y predisponen al organismo a trastornos como la celulitis.

Recuerda que el ejercicio es vital para prevenir o luchar contra la celulitis porque controla las grasas e impide que éstas se depositen en el cuerpo. Decídete a combatirla y ¡hazle la guerra a la celulitis!

Deje un comentario



Aumentar Ventas Negocio